• CREA, DESCUBRE Y COMPARTE OPORTUNIDADES

    REGÍSTRATE EN LEYALDIA.COM

    REGISTRARME
  • Sergio Arboleda
  • Sergio Arboleda
  • Prisma Abogados

  • Casos en los que se puede distribuir los bienes en vida
  • Conozca las opciones que tiene un acreedor en derecho societario
  • Principales características de la acción de tutela
  • Estas son las obligaciones mínimas de un comprador
  • Ahora solo con orden judicial se podrán ver videos de vigilancia de establecimientos privados abiertos al público
Esto debe hacer ante el incumplimiento de un contrato
Esto debe hacer ante el incumplimiento de un contrato

Se dice popularmente que los contratos son ley para las partes, de manera que se supone, y se espera, que una vez se da vida  a un contrato este debe ser cumplido por las partes que lo crearon, pero ¿qué pasa si una de las partes no cumple con el contrato? ¿Qué camino se debe seguir ante el incumplimiento de un contrato?


Para asegurar el cumplimiento de un contrato las partes suelen incluir cláusulas como las arras por retracto, una cláusula penal y hasta una cláusula indemnizatoria, y aun así los contratos se incumplen.


¿Entonces qué puedo hacer si la otra parte no ha cumplido en el contrato que firmamos?, o ¿Qué puedo debo hacer si yo soy la parte que por alguna razón he incumplido con el contrato?


Dependiendo de la perspectiva de la parte que cumpla o incumpla los caminos son diferentes,  la opción puede ser solicitar la resolución del contrato, el cumplimento del mismo, el pago de alguna indemnización o el pago de una cláusula penal. 


Pues bien, la sala civil de la corte suprema de justicia en sentencia SC11287 del 17 de agosto de 2016 con ponencia del magistrado Ariel Salazar Martínez dejó claro el panorama que se presenta ante el incumplimiento de un contrato:


«El principio jurídico supremo del cual emana todo el derecho de las obligaciones convencionales señala que la finalidad económico–social del contrato lleva implícita el cumplimiento de las estipulaciones en él pactadas. Los contratos se celebran para cumplirse y, por ello, son ley para las partes.


Este postulado se encuentra establecido en el artículo 1602 del Código Civil, a cuyo tenor “todo contrato legalmente celebrado es una ley para los contratantes, y no puede ser invalidado sino por su consentimiento mutuo o por causas legales”. En un sentido similar, el Código de Comercio define el contrato como un “acuerdo de dos o más partes para constituir, regular o extinguir entre ellas una relación jurídica patrimonial…”. (Art. 864)


En virtud del presupuesto normativo de la libertad de estipulación de los contratantes, la parte que cumple o se allana a cumplir está facultada para solicitar judicialmente al deudor incumplido la ejecución de la prestación que se encuentra a su cargo, o bien la resolución del contrato si a ello hubiere lugar, según su libre opción. 


El derecho expresa esta proposición en los siguientes términos:


En los contratos bilaterales va envuelta la condición resolutoria en caso de no cumplirse por uno de los contratantes lo pactado.


Pero en tal caso podrá el otro contratante pedir a su arbitrio, o la resolución o el cumplimiento del contrato con indemnización de perjuicios. (Artículo 1546 del Código Civil)


En el mismo sentido, el artículo 870 del Código de Comercio establece:


En los contratos bilaterales, en caso de mora de una de las partes, podrá la otra pedir su resolución o terminación, con indemnización de perjuicios compensatorios, o hacer efectiva la obligación, con indemnización de los perjuicios moratorios.


En estos enunciados normativos se materializa la voluntad del legislador patrio de consagrar la fuerza vinculante de los contratos, es decir su función ordenadora de las relaciones sociales, al tiempo que reconoce su carácter interpretativo del negocio jurídico.


El contenido del contrato sólo puede ser creado, modificado o extinguido por la voluntad de las partes o por la propia ley de modo expreso, sin que sea procedente realizar en tal punto interpretaciones extensivas. Por ello, al juez no le está permitido desconocer el consentimiento de los contratantes dentro de los contornos de la buena fe, como tampoco las causas expresamente previstas en normas positivas para afectar la validez de los convenios o privarlos de sus efectos.»


La parte que ha cumplido o se ha allanado a cumplir, puede solicitar al juez que declare la resolución del contrato, o incluso puede solicitar que el juez ordenen a la parte incumplida que cumpla con lo acorado en el contrato, y el demandante puede hacerlo a su arbitrio, ya que la ley le otorga la posibilidad de escoger una de las dos opciones, la que el demandante considere más beneficiosa para él, y tal vez la opción que le resulte más realista.

 

La parte incumplida lo único que puede solicitar es la resolución del contrato, pues no podrá solicitar que se cumpla, ni mucho menos solicitar que la otra parte le pague indemnización o penalización alguna.


Tenga en cuenta que la parte que cumple puede exigir a la parte incumplida que le pague la penalización pactada en el contrato y además que le cumpla con el contrato.


Fuente: gerencie.com




Últimos Articulos

PROYECTO DE LEY ESTATUTARIA GENERADORA DE DUDA Y CONTROVERSIA

Mayo 17, 2016 | leyAldia.com

PROYECTO DE LEY ESTATUTARIA GENERADORA DE DUDA Y CONTROVERSIA.El proyecto de ley estatutaria que hace tránsito en el congreso de la república; “por medio del cual se pretende desarrollar parcialmente el Acto Legislativo 2 de 2015; reformar la ley 270 ...

REFORMA EN LA POLÍTICA CRIMINAL Y CARCELARIA EN COLOMBIA

Abril 20, 2016 | leyAldia.com

REFORMA  EN  LA POLÍTICA CRIMINAL Y  CARCELARIA  EN COLOMBIA La Honorable Corte Constitucional, mediante sentencia, determino que el Congreso de la República está obligado dentro de un término perentorio no superior a 6 meses,  a generar una reforma que evite el ...